MATAGALLO

IMG-20150415-WA0001

Nombre científico: Phlomis purpurea L. Pertenece a la familia de las Labiadas (Labiatae). Existen otras especies de matagallo distintas al matagallo común, como puede ser la candilera o matagallo amarillo (Phlomis lychnitis L.) o la orejas de liebre (Phlomis crinitaCav.). Todas estas especies de matagallo son melíferas y deben su nombre a la forma de su flor, que asemeja la cresta de un gallo.

Descrpción: el matagallo común es un arbusto perenne que crece hasta los dos metros de altura. Los tallos tienen sección cuadrangular, al igual que las plantas de esta familia. Las hojas son muy características, ya que tienen forma de lanza y están cubiertas por una gruesa capa de pelitos que las hace muy suaves al tacto. Para diferenciarlas de las hojas de la jara blanca basta con ver que las del matagallo poseen un peciolo o rabillo que las une con el tallo. Las flores son la otra característica que la hace inconfundible, ya que tienen forma de cresta de gallo, con dos labios bien pronunciados; están colocadas en pisos, a la manera que los botánicos llaman verticilos. Las flores del matagallo son de un bello color púrpura, aunque a veces se pueden ver blancas. Las de la candilera son de color amarillo intenso y las de la orejas de liebre son de color naranja fuego. Todas estas plantas ofrecen néctar a las abejas, así como una plataforma para que se posen éstos y otros insectos.

Se cría: en los bosques de pinos y encinas y en los matorrales que aparecen cuando los bosques se degradan.

Distribución: el matagallo común es una planta endémica de la cordillera bética y del norte de Marruecos, por lo que no es una planta tan común como parece.

Floración: abril y mayo. Las flores del matagallo son nectaríferas y de floración primaveral, por lo que suponen un rico aporte para la producción de miel polifloral.

ETNOBOTÁNICA

El matagallo muchas veces libra de apuros a senderistas y gente de campo, ya que, como dicen, se trata del “papel higiénico del campo“. Su suave tacto e indespreciable grosor hacen de esta planta un buen recurso para los que la han necesitado.

En la antigüedad los tallos y las hojas enrolladas de los matagallos se utilizaban para la confección de mechas y torcías para lámparas de aceite. De aquí le viene uno de los nombres del matagallo amarillo: candilera. El nombre científico del género es Phlomis, viene del griego: phlox, que significa llama.

Debido a la cantidad de pelitos de sus hojas entra en el grupo de plantas “estropajo”, con las que se limpiaban los cacharros o la roña de la piel. Estas plantas desengrasantes y exfoliantes eran y son el matagallo, la altabaca o la jara blanca.

Las flores pueden ser chupadas como glosinas, ya que tienen una gotita de néctar, al igual que ocurre con la chupamieles o la madreselva.

Se le atribuyen propiedades medicinales, como diurética y para combatir los cálculos urinarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s